lunes, marzo 07, 2011

Un día mas...

Últimamente mis fobias se han acentuado a un grado insoportable, ¿Sera la edad? no tolero el bus lleno y que la gente me toque, o sentarme junto a una persona desconocida, en lugar de enfrentarlo le saco la vuelta al problema, podrían decir que es una exageración que a cualquiera la pasa, pero no creo que a ustedes se les nuble la vista, les falte la respiración y al mismo tiempo se vean como en una película sacándole los ojos o despanzurrando a cuanta gente te estorba...

Para variar, el auto se me había descompuesto, tal vez alguien escondido en no sé qué parte del cosmos está manipulando los hilos, a huevo quiere que enfrente mis traumas, me vi obligado a abordar el metro.
El día estaba nublado cuando me pare en la salida del lugar donde trabajo, trataba de asimilar la situación, la gente iba y venía, pensar que tendría que zambullirme en ese mar de personas me provocaba un desasosiego al borde de la locura, me recargué en una de las columnas del edificio, cerré los ojos y trate de respirar profundo, y pensar que antes disfrutaba vagar en días así, disfrutaba sentir el viento en mi cara, no traer dinero ni para el camión, pedir raid a los choferes o regresar caminando a casa, sin importar la hora ó el día. Pareciera como si no fuera mi pasado, como si todo hubiese sido parte de una película. Después de un suspiro prolongado hice de tripas corazón y me precipite a lo inevitable, apenas había dado unos cuantos pasos y ya empezaba a recorrerme ese sudor frío en mi espalda y manos, conforme me acercaba a la parada del metro, mas sudaba y me faltaba la respiración. "Vamos cabrón tu puedes, de esto no se muere nadie", tratando de darme ánimos. Llegue y no pude mas, antes de entrar tuve que sentarme en cuclillas, tenía el rostro empapado en sudor, respiraba con dificultad, vomite hasta que mi estomago quedo vacío, aún así seguí arqueando como perro envenenado, pero ya sin aventar nada, solo saliva escurría de mi boca, una señora se me quedó mirando con asco, tal vez pensando que andaba ebrio, así permanecí un rato hasta que me dolieron las piernas de estar agachado, el haber vomitado me había provocado un alivio momentáneo, me sentía un poco mejor. Aborde el metro, no iba lleno por suerte, me senté y me sorprendí rezando en silencio, como cuando niño que me despertaba a media noche con un miedo cabrón y rezaba hasta quedarme dormido, así esta vez de manera inconsciente lo hacía. En esas estaba cuando sentí que alguien me miraba detenidamente, yo veía por la ventana y por el reflejo del vidrio le sorprendí. Tal vez pensaba que yo estaba loco, a lo mejor en mi loquera se me salió estar rezando en voz alta...En fin me estaba hartando que se me clavara tanto el guey, se la voy a hacer de pedo, total sirve que descargo mis nervios... Volví el rostro mirándolo directamente a los ojos: " Que onda, me conoces o que pedo", El guey muy tranquilo sonrió.
“Simón, tu eres el Pancho ¿no?" en la madre, al decirme esto como que lo quise conocer, uta si lo conocía pero no recordaba su nombre... "Soy yo Marco, ensayábamos allá en la Indepe", seguido de esto ya no me dejó hablar, solo lo escuche. “¿Aún tocas la lira? Yo sí pero solo música Cristiana, de hecho vivo en una iglesia, ahí me da chance el pastor...te vi e inmediatamente te reconocí, tas igual bueno, más gordo y con el pelo corto, pero aún te ves igual, ¿te acuerdas del Coyo, el que tocaba el bajo con mi banda ? ...Yo solo movía la cabeza afirmando, la verdad es que nunca fue de mi raza, siempre se me hizo muy fresota su cotorreo... " Nambre we, este chavo está bien clavadote en las drogas y en el alcohol, vengo de darle la palabra, estoy ayudándole con su problema, a lo mejor me lo traigo al templo a tocar, ¿y te acuerdas de nuestro baterista? El si esta mas cabrón, está en el psiquiátrico, ya había salido yo le hablaba de la palabra en su casa, pero el we no me tomaba en serio, seguía escuchando esa música, nomas me seguía la corriente, hasta que volvió a intentar matarse, mejor lo internaron, antes iba a verlo pero ya ni me conoce... ¿sabes por que cambie? Tuve una posesión"... Yo puse cara de no mames wey, que se dio cuenta de mi reacción... "En serio no estoy bromeando, me hicieron un exorcismo hasta que me sanaron, intente matar a mis papas, me amarraban, el pastor me rescato, ya estaba perdido”...Para ese momento la gente nos miraba con cara de quepedoconestospincheslocos... "Por eso vivo en el templo, nomas ahí me siento seguro dormir"... Me quede callado no supe que decirle... (Estación Aztlan ) Se escucho por el micrófono
"Uta madre me tenía que bajar en Mitras we"; le dije al tiempo que me encaminaba a la puerta de salida. "Yo voy hasta San Berna, me dio mucho gusto verte, Dios te bendiga... ¿Has leído la biblia?"
"Si claro que si" le conteste ya con algo de desesperación. “Entonces recuerda siempre el Salmo 23" Me sonrió y me dio una palmada en el hombro yo me apresure a bajar, después de un rato me di cuenta que se me había olvidado mi ataque de ansiedad, el ir platicando con este cabrón hizo que el trayecto me resultara cortísimo. Ya de regreso cuando la ansiedad trató de volver, recordé el Salmo 23, respire y cerré los ojos esperando el viaje de regreso fuera igual de corto.

8 comentarios:

Ángel dijo...

Olvidamos el contacto con el mundo exterior y nos acostumbramos a ir dentro del caparazon metalico. Hay que disfrutar los baños de pueblo compadre, dejar las fobias a un lado y maravillarnos tambien de esos pequeños momentos en que podemos observar al resto de los mortales e inventar historias.

Micky dijo...

Juntarnos con la plebe una vez al año no nos hace daño. Tranquilo.

NN dijo...

No me parece exagerado, tenia una amiga que empezaba asi a sentirse mal, mareos, nauseas, era un show salir con ella pero terminas por acostumbrarte, y conforme mas pasaba por eso mas se fue acostumbrando, hasta que se compro su carro jeje, ni hablar suele pasar, animo ¡¡

miguel angel gallegos dijo...

A si es y mas aun cuando se pusieron hasta la madre un dia anterior y no se bañaron y sientes su respiracion cerca, te preguntas este guey esta respirando con la boca o con el culo no mames, pero en fin el pueblo es el pueblo y se le respeta, pero debe de entender que hay jerarquias como los cerdos, los gruperos y los futboleros, tambien tienen su nivel, pero se les estudia para entenderlos, total tambien tienen el derecho de darse ese lujo de tenerte cerca, ja,ja,

Anónimo dijo...

Y pensar que las circunstancias nos alejan cada día más de la convivencia con nuestros semejantes,pero no olvidemos el significado de la humildad.
Que mal rollo con el coyo y el fanky y pos de Marco esta medio loco,cuando iba a la indepe,decía tenía cancer de pulmon y escupia sangre, tiempo despues descubri que se mordia la lengua, así o más loco....
Animo y a echarle ganas a la vida,trata de disfrutar cada momento.

pakito dijo...

Mis estimados... no es que no quiera convivir con el pueblo, no es por mamonecia es algo que esta mas alla, me siento mal fisicamente...Además no se claven por motivos puramente "literarios" (ja ja ) tiendo a exagerar los detalles de las situaciones, no deja de ser un relato escrito en primera persona para darle mas guevos, como cuando digo que a mi papá lo matarón en una balacera, los que me conocen saben que siempre digo eso, ya que se me hace mas interesante que decir que mi padre murió en un accidente.
Y mi estimado anonimo me imagino que eres Alfredo, ya que conoces a algunos de los personajes que describo (si son reales aunque parecen parte de una novela) No sabia eso del Marco ja, que se mordia la lengua pa escupir sangre, Y tan fresotas que se veian todos esos gueyes y se supone que nosotros eramos los chiskiados, ja ja.

Jazzia dijo...

Las fobias se combaten enfrentándolas, claro, no es fácil, pero hay que intentarlo y pedir ayuda.
Espero nunca enfrentarme con mi fobia a los ratones ni a los payasos jajaja.
Recuerdo que un día me dio miedo estar en la escuela; creo que es hasta cierto punto normal no poder estar en un lugar.
Espero que logres disminuir tu ansiedad.
Saludos, me da gusto leerte

nick moya dijo...

mi buen un saludote y un abrazooooteee me da un chingo de gusto leer lo que escribe
y se me vino a la mente cuando nos ibamos a pata al peny y de regreso al canton solo hibamos a saludar al goyo y tomarnos una coca que delicia de tiempos....