Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2017

Solo

Tarde o temprano te atreverás a estar solo. Tarde o temprano dejarás de temerle al silencio. Tarde o temprano comprenderás que la soledad no es la “ausencia de alguien” sino la desbordante presencia de uno mismo. Tarde o temprano te animarás a encontrarte solo y desnudo frente al espejo.

Tarde o temprano, algún día, en alguna parte, mirarás a los ojos de alguien y no sabrás qué decir al respecto, te quedarás sin palabras para pedir un abrazo, una caricia o un beso, y allí, en ese encuentro pueden sucederte dos cosas: puede que llores y te espantes, o puedes despertar vehemente a la ilusión material de este sueño.

Tarde o temprano — quizá más tarde que temprano— aprenderás que la felicidad es un estado interno. Que no depende de lo que tienes, sino de lo que eres. Tarde o temprano el vocinglero de tu mente cesará de tanto parloteo... y puede que allí te detengas a mirar el cielo y las estrellas, comprendiendo que todo lo que vibra es vacío sin forma deformando su reflejo.

Tarde o tempran…